Que te pongan los cuernos es muy doloroso. Puede que sea uno de los momentos más duros de tu vida y, la recuperación, por lo general, es complicada (y siempre quedan secuelas). Pero, como dicen, no hay mal que por bien no venga y eso es lo que intentaremos hacer hoy. Os traemos un recopilatorio de historias de infidelidades que, al menos, han quedado como una anécdota de lo más curiosa.

La libreta

«Encontré una libreta que tenía escondida mi mujer en su cajón de la ropa interior. En ella, escribía 10 puntos a seguir por si me tenía que dejar por otro hombre. Le hice un favor y le reduje la lista a un solo punto».

El mensaje indiscreto

«Mi mujer cogió mi teléfono para grabar el cumpleaños de mi hijo. Justo cuando lo abrió, saltó un mensaje emergente que ponía ‘Yo también te amo’… ahí se acabó todo».

El tapón

«Me estaba pegando un baño en la bañera cuando esta se tapó. Del interior del desagüe saqué una bola de pelo pelirrojo. Yo soy rubia. Ese fue el fin de mi matrimonio».

Apple

«Teníamos la cuenta de Apple vinculada. Con la función de ‘Localizar mi iPhone’ descubrí dónde pasaba todas las noches que decía ‘quedarse trabajando hasta tarde’».

Los emojis han hecho mucho daño

«Me desperté y vi a mi mujer mandando unos emoticonos de corazón por el chat de Facebook. Por aquel entonces, teníamos 7 años casados y 2 hijos en común… además, era mi cumpleaños».

La amiga

«Mi mejor amiga llegó a mi casa y me pidió que le dejase mi cepillo de pelo. Más tarde, confirmé mis sospechas: el pelo que ella había dejado en mi cepillo era igual al que había encontrado en la camisa de mi marido una semana antes. Acabó confesando».

Fumar puede matar

«Me subí con mi mujer al coche y me di cuenta de que olía mucho a humo de tabaco. Ninguno de los dos fumábamos… ella se puso tan pálida y nerviosa que acabó confesándome que me estaba siendo infiel con uno de sus compañeros de trabajo… en el que ambos trabajamos».

El tiro por la culata

«Mi mujer me reprochó que gastaba mucho teléfono. Pero eso no tenía sentido porque teníamos un plan conjunto y yo solo la llamaba a ella, cosa que era gratuita. Cuando miré la factura encontré al número al que ella tanto llamaba y que sí era de pago. Tuvo que confesar».

La familia es la familia

«Mi mujer se trajo a casa unos días a un ‘primo lejano’ suyo que pasaba por la ciudad. Lo que iban a ser dos días, acabó por convertirse en un mes… y lo que era ‘un primo lejano’, acabó por ser, en realidad, un amante. Los eché a los dos de casa».

La novia de intercambio

«Mi novia era una estudiante de intercambio que se quedó en mi ciudad por casi un año. Un día, por curiosidad, busqué su nombre en Google (era un nombre un poco extraño). Resultó que su novio llevaba un blog romántico en el que hablaba de su relación con ella… y yo era el amante».

Titanic ha hecho mucho daño

«Mi marido y yo estábamos en un atasco y, por la humedad, los cristales del coche estaban empañados. Me giré a los asientos traseros para pillar el bolso y vi entonces las marcas de huellas de pies y manos en los cristales. Así fue como lo pille».

A vosotros, ¿os ha pasado algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Señoras que.

La entrada Personas que contaron cómo pillaron a su pareja en plena infidelidad aparece primero en CABROWORLD.