Las películas de ficción se caracterizan por ser irreales, o al menos, parte de la realidad está distorsionada. Se basan en situaciones hipotéticas e inconcebibles en la realidad ya que la probabilidad de que sucedan es tan baja que es casi imposible. Pero entonces sucede, algo pasa en el universo que hace que esa probabilidad tan baja acabe sucediendo. Y es que a veces, la realidad supera con creces la ficción, y sino, que se lo digan a los protagonistas de hoy.

Este artículo os enseñará a procurar tener más cuidado con las situaciones de peligro a las que nos sometemos día a día. Y es que a veces, cuando tenemos que cambiar algo de nuestras casas o simplemente arreglar algo delicado, en lugar de hacerlo bien y llamar a un técnico, nos las damos de valientes y lo intentamos arreglar nosotros… Pero no siempre sale bien. A continuación os enseñamos algunos de estos casos:

Grúa en forma de palé

Este hombre en lugar de avisar a la grúa se arma de valor y construye su propia maquinaria con palés. Así que ya lo veis, sustentado por un conjunto de maderas bien puestas.

La peor idea del año

Sin duda esta persona está en serio peligro. Por favor, el que esté haciendo la foto, que pare de hacer un cortometraje de cómo subirse a una escalera y llame al de riesgos laborales de la empresa.

El andamio más ecológico de todos

Donde haya el bambú, que se quite el hierro. A este hombre puede que le falten recursos, peor sin duda no le falta ingenio.

Mmm… se rompió

Esta persona suponemos que no tenía muy claro la cantidad de kilos que debía de pensar este material. Aun así, creemos que ya lo ha aprendido.

El repara bombillas más extraño

Este hombre es el de mantenimiento de los cines de un pueblo perdido de Alemania. Seguramente le falló el técnico y tuvo que reparar el mismo la bombilla de la sala. Y… ¿para qué coger una escala y hacerlo bien?

La gomaespuma es la solución

Esta empresa tiene un equipo en riesgos laborales bastante eficaz. ¿Que hay unas esquinas muy letales en los armarios de los despachos? Pues vamos a poner gomaespuma de esa que utilizan los niños para aprender a nadar en los cantos.

Chapuzas en casa

Esta chapuzas solo es obra de un kamikaze sin ningún tipo de rumbo. Esperamos que no le haya pasado nada, aunque viendo el panorama… no creemos demasiado en la suerte.

El límite de velocidad está sobrevalorado

Si tienes un tronco apuntando a la carretera y dispuesto a atravesar la ventanilla de tu coche y clavártela bien hondo…

Sin seguridad y a lo loco

Este hombre es un auténtico temerario… Esperamos que no le haya dado un soplo de aire fuerte.

¿No has flipado con las locuras de estas personas? ¿Conoces algún temerario más loco que estos protagonistas de hoy? Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuente: Difundir.

La entrada Personas que desafian a la muerte con sus locuras aparece primero en CABROWORLD.