Los seres humanos tenemos una vida de etapas: infancia, adolescencia, adultez y vejez. Con estas etapas se suma la idea de que nuestro paso por el planeta tierra tiene un propósito y por ende existe una ley en vida: naces, creces, te reproduces y mueres.

Pero hay diferentes cuestiones que tienen más que ver con la moral: ¿Cuál es la mejor edad para comenzar a tener relaciones se*xuales?

En el mundo existen miles de culturas, creencias, tradiciones y costumbres. Cada una de estas culturas percibe de diferente forma la «ley de la vida» que arriba sugerí. Incluso, dentro de un país, existen miles de variantes respecto a este tema.

Por ejemplo, una adolescencia que vive un joven indígena, en las montañas de Chiapas o Oaxaca, no es la misma que le puede ofrecer la metrópoli a un joven que ha crecido en medio del tráfico y el smog. Cada uno tendrá diferentes percepciones en la vida.

Si bien es cierto que hombres y mujeres suelen ser distintos. En España el 70% de asegura que vive en una sociedad machista, donde a la mujer se le considera menos capaz, el tema de la virginidad es delicado y divorciado entre ambos se*xos.

Es por ello que para los hombres suele ser más sencillo tener el acto se*xual por primera vez. Incluso el hombre se enaltece con sus amigos y se siente «más hombre» por el hecho de haber conseguido por primera vez.

¿Pero qué dice la ciencia al respecto?

Elke Pressing, de la Universidad de Ottawa en Ontario (Canadá), llevó a cabo un estudio retrospectivo con 475 jóvenes de entre 18 y a 29 años de edad de diferentes países, con los que se determinó las edades ideales para lograr el primer coito. Los datos revelaron que las edades predominantes fueron entre los 14 y los 20 años de edad.

Sin embargo. Investigadores de la Universidad de Columbia, indicaron que la edad ideal para perder la virginidad, entre hombres y mujeres, oscila entre los 17 y los 18 años.

Señalan también que aquellas personas que inician su vida se*xual antes de los 14 años, tienen más probabilidades de desarrollar algunos trastornos clínicos.

¿Qué os ha parecido? ¿Vosotros a qué edad la perdisteis o la queréis perder?

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).