La píldora anticonceptiva es uno de los métodos para evitar el embarazo más utilizados después del preservativo. Sin embargo, hay un halo de incertidumbre cuando hablamos de los posibles efectos secundarios de este fármaco que en muy pocas ocasiones se termina de disipar. ¿Es mala a largo plazo la píldora? ¿Puede hacer que ganemos peso? ¿Es la culpable de los cambios repentinos de humor que experimentamos en ocasiones?

Resultado de imagen de pildora anticonceptiva

Cada vez más, la generación millennial dice ‘no’ a este tipo de contracepción que fue en su día todo un logro para la libertad se*xual femenina.

Resultado de imagen de millennials

¿La razón? Las nuevas generaciones de mujeres piden soluciones distintas para hacerse cargo de su se*xualidad. Los porcentajes han hablado: solamente en el último año el consumo de la píldora anticonceptiva ha bajado un 5%. Un 30% de las mujeres españolas utilizan este método, no obstante, es un número muy bajo si lo comparamos con el 50% de Reino Unido o Francia.

Resultado de imagen de millennials

Uno de los motivos principales que explican este fenómeno es que las mujeres, están tomando consciencia de su cuerpo. Otro, es el feminismo: los anticonceptivos masculinos son una posibilidad, pero su desarrollo fue suspendido por posibles efectos secundarios, mucho menores que los de la píldora femenina.

Resultado de imagen de mujeres

Solo queda preguntarnos ¿por qué? con las manos en la cabeza. Pero el más importante y comentado es el que enumera los posibles efectos secundarios que puede tener.

Resultado de imagen de efectos secundarios

Desde que en los años 60 se comenzara a comercializar la píldora en Estados Unidos, la composición de este método hormonal ha cambiado muchísimo. Los efectos secundarios han disminuido y las contraindicaciones aunque muy altas, no son tantas como hace 20 años, dado que el nivel de hormonas que se administra es menor. Ahora bien, ¿Qué es verdad y qué es mentira cuándo hablamos de anticonceptivos? Te lo contamos todo.

Resultado de imagen de años 60

El efecto secundario más común y también, más cierto, es el del sangrado intermenstrual: es normal sangrar entre períodos cuando se comienza a tomar la píldora y pueden durar alrededor de tres meses, debido a que el cuerpo, se está acostumbrando a esta carga hormonal. Náuseas, disminución del apetito se*xual, dolores de cabeza, aumento y dolor del pecho son también síntomas provocados por este anticonceptivo que se cumplen en muchos casos. Pero… ¿Cuáles son los bulos más extendidos?

Resultado de imagen de sangrado

Pues aquí os dejamos los 3 mas populares y que debeis quitaros ya de la cabeza.

1) Después de tomar la píldora es más difícil quedarse embarazada

Según los expertos, este argumento es mentira. Cada mujer es diferente y su proceso a la hora que concebir lo es también. La cantidad de tiempo necesaria para que una mujer vuelva a ser fértil varía, pero alrededor de la mitad de mujeres que han tomado anticonceptivos durante un período prolongado de tiempo, consiguen quedarse embarazadas entre tres y cinco meses después. La edad es también un factor a tener en cuenta, ya que la posibilidad de embarazo disminuye con esta, por tanto, es normal que con la edad cueste más concebir.

Resultado de imagen de embarazo

2) Hay riesgo de trombosis

El riesgo cardiovascular de la píldora fue un factor de riesgo en los primeros años de su comercialización. La alta composición de gestágenos y estrógenos hizo que se observara que las mujeres que la tomaban tenían más inclinación a sufrir un problema de este tipo. Aunque puede pasar, en la actualidad los niveles de estas hormonas se han disminuido, por lo que este efecto secundario es extraño y se produce en casos muy puntuales.

Resultado de imagen de dolor piernas

3) La píldora engorda

Este es uno de los miedos más extendidos cuando hablamos de los efectos secundarios. La píldora por sí misma no hace que se gane grasa, no obstante, si puede provocar una mayor retención de líquidos lo que provoca que pensemos que hemos ganado peso. Al contener hormonas en la composición, el organismo tiene que habituarse a estos agentes externos, por lo que sentirse más hinchada los primeros tres meses es algo habitual. Pero no es peso real, sino líquido.

Resultado de imagen de sensacion gordura

Recuerda que dar con la píldora perfecta no es fácil. Deberás consultar a tu médico hasta dar con la composición hormonal que mejor te sienta. No tienes por qué agunatar malestar o una terrible hinchazón, si consideras que no te encuentras bien y lo achacas a la píldora, consulta a tu médico.

¿Qué te han parecido estos mitos? ¿Lo tendrás en cuenta a partir de ahora?

Si te ha gustado este artículo recuerda que, más abajo, puedes disfrutar de muchos mas que seguro que te resultarán entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).