«La mejor manera de aprender geografía es viajando» siempre ha sido la excusa de muchos que han vivido con cierta torpeza esta asignatura en el colegio, pero los viajes pueden acabar siendo una formación verdaderamente cara, por lo que lo más común es que acabes hincando los codos frente a un mapa impreso o imágenes de Internet.

Por otra parte, también se dice que el amor lo cura todo… ¿será también así con la ignorancia momentánea? ¿O huirá por culpa del patinazo y los nervios?

En la cita de la pasada noche encontramos a dos jóvenes dedicados a sus trabajos como camareros nocturnos, Yaiza y Aritz.

«Yo soy una chica nocturna, y lo de trabajar por la noche se me da bien»

Yaiza, la joven asturiana, fue la primera en llegar, y tuvo una charla muy interesante con Lidia. Luego de que ella hubiera declarado que le gusta su trabajo como camarera y gogó, la presentadora le preguntó si a los chicos les daba miedo salir con alguien que se dedique a aquello.

La joven respondió, corrigiendo de manera educada, que más que miedo, si se da el caso de que un chico se incomoda, sería más bien por celos.

También adelantó un poco de información sobre una expareja con la que tuvo problemas por esta misma razón a pesar de que ella intentaba demostrarle que su mundo está rodeado de prejuicios que no le corresponden.

Ella misma aclara sin reparo, «Estoy harta de repetirlo: Que no soy stripper» (…) «n ningún momento me desnudo».

La chica ya se veía un poco cansada de que la situación se le repitiera varias veces, y se ve que es algo que se ha debatido con ella misma en más de una ocasión: «Ya no sé si el problema es mío, o es que me gustan así los chicos un poco chulitos y luego, claro, los chicos chulitos son… lo que son».

Poco después llegó Aritz, que buscaba una relación que le hiciera madurar (como bien dice el programa, eso no funciona así, pero bueno), y que tomarse en serio, luego de tantos amoríos juveniles.

Luego de encontrarse y gustarse a primera vista entre tanta timidez, ambos se sentaron juntos y comenzaron a charlar, cada vez con menos pausas, y más risas. En un punto se dieron cuenta de cuántas cosas tenían en común, y llegaron al tema de los viajes, algo que a ambos les encantaba, y cada uno tenía previsto viajar el próximo verano a Nueva York.

¿Lo harán juntos?

Pero el tema dio bastante de sí, y Aritz quiso aclarar que tampoco había viajado anteriormente tanto como le gustaría, y que sólo había estado en Estados unidos.

En este punto, Yaiza preguntó en qué parte, y tras mucho pensar, obtuvo la respuesta que nadie esperaba: Ámsterdam. Ella respondió entre risas que dicho lugar no se encontraba en EEUU, a lo que él solo tuvo una respuesta, esta vez bastante acertada:

«Espera… ya la he cagao.»

Todo quedó en un descuido tonto, y un patinazo por culpa de los nervios, aunque no fue lo único que cayó del palo, ya que más adelante, cuando cada uno explicaba de dónde venía, se descubrió que Yaiza tampoco situaba muy bien la procedencia del joven:

«¿Este chico es vasco?». La concursante lanzó la pregunta a uno de los realizadores, que le comentó que el joven era de Bilbao, a lo que ella concluyó: «Bilbao está por ahí, ¿no?, vale, es que pensaba que estaba por abajo».

Al final, la charla siguió circulando sin más problemas, entre vivencias pasadas, curiosidad, más risas y poco más, ambos consiguieron entenderse bastante bien, desatándose en «un momento de locura total» cuando el programa les animó a que bailaran juntos.

Finalmente, ambos decidieron probar con una segunda cita, añadiendo que esa noche habría «perreo intenso».

¿Se irán a aprender geografía por ahí juntos?

Os dejamos el vídeo con los mejores momentos y la decisión final a continuación:

¿Que os ha parecido la cita? ¿Creéis que realmente encajan?

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: Cuatro